Lee la pagina en otros idiomas:

LINKS

 

Dios presenta a los seres humanos como edificadores (Luc. Cap. 6). Unos edifican sobre la roca; otros sobre la arena, pero, cuando llega una inundación y golpea con fuerza ambas casas, la primera queda firme por estar fundada sobre la roca; la otra cae y es grande su ruina, puesto que fue construida sobre la inestable arena. En el plano moral-espiritual-eternal también hay dos maneras de construir: unos lo hacen sobre la roca eterna, LA PALABRA DE DIOS; otros sobre la arena de ideas religiosas o filosóficas de los hombres sin Dios, ¿dónde edifica usted? Así, en este escrito tiene por delante un compendio de doctrina bíblica y al prestar atención a estas preciosas verdades, tendrás claridad sobre qué clase de constructor eres a los ojos de Dios.

1. EN CUANTO A LA SALVACIÓN, toda persona necesita reconocer que es pecador ante Dios, pues “...todos pecaron y están destituidos de la gloria de Dios” (Ro. 3:23) y que no valen obras, sacrificios o religiones como elementos meritorios ante él; antes bien: (Ef. 2:8,9), siendo válido sólo el sacrificio de Cristo en la cruz, de cuyos méritos redentores se apropia el pecador en el momento que acepta a Cristo cual su personal Salvador. Es así que está escrito del grande amor de Dios al entregar a su Hijo “Por gracias sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios; no por obras, para que nadie se gloríe”“para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna” (Jn.3:16); pero “... el que rehúsa creer en el Hijo no verá la vida, sino que la ira de Dios está sobre él” (Juan 3:36). 

2. EN RELACIÓN A LA PREDICACIÓN DEL MENSAJE.- En la Biblia la presentación de ese mensaje es por pura gracia, completamente gratis, el Señor y los apóstoles no andaban predicando y quitando dinero a las personas, pues Dios no es comerciante y la salvación ni se compra ni se vende, como está escrito “Y el que tiene sed, venga: y el que quiera, tome del agua de la vida GRATUITAMENTE” (Ap. 22:17) 

3. EN CUANTO A LA BIBLIA, es la revelación completa de Dios y todo lo que él ha querido decirnos, ya está dicho en su Sagrado Libro. De modo que no hay lugar para nuevas revelaciones, y, si alguien hoy dice ser profeta de Dios, sí es un profeta… PERO FALSO. Al respecto, leemos: “Dios habiendo hablado muchas veces y de muchas maneras en otro tiempo a los padres por los profetas, en estos postreros días NOS HA HABLADO POR EL HIJO” (He.1:1,2), es decir, nos ha hablado DEFINITIVAMENTE en el Hijo. Igualmente se nos dice que hemos de contender “ardientemente por la fe (la doctrina bíblica) que HA SIDO UNA VEZ dada a los santos” (Jud. 3). Ahora, “una vez” no significa que en alguna ocasión la revelación fue dada, sino que fue dada UNA VEZ Y PARA SIEMPRE, como traduce La Biblia De Las Américas (“… la fe que de una vez para siempre fue entregada”) y la Nueva Versión Internacional (“… la fe encomendada una vez por todas a los santos”).

4. EN RELACIÓN AL MODO DE CONGREGARSE, el orden debe prevalecer donde el Señor preside. Así, los gritos, contorsiones corporales y actitudes histéricas no evidencian control del Espíritu Santo, sino presencia de fuerzas oscuras, las cuales aman el caos y no el orden. En tal sentido, Pablo recuerda a los corintios que “Dios no es Dios de confusión, sino de paz”, y agrega: “Hágase todo DECENTEMENTE Y CON ORDEN” (1. Co. 14:33,40) y, dice Salomón: “Las palabras del sabio ESCUCHADAS EN QUIETUD, son mejores que el clamor del señor entre los necios” (Ec. 9:17).

5. REFERENTE A LAS ORGANIZACIONES RELIGIOSAS, la Iglesia no es una organización humana, sino un ORGANISMO divino y con vida espiritual, que no responde a una sede central terrenal ni a una cabeza visible (llámese papa, primado, reverendo, etc.), sino que responde a Dios y a su Bendita Palabra y depende de Cristo como cabeza entronado en gloria (Col. 1:8) (Ef. 1:22-23).

6. TOCANTE A LAS IDEOLOGÍAS DE ESTE MUNDO y a los movimientos políticos, los creyentes no estamos llamados a pertenecer a ningún partido u movimiento político, pues vemos a los seres humanos bajo la misma óptica de Dios. Es decir, no por su color político sino por su triste realidad moral y espiritual de pecadores perdidos que necesitan salvación. Al respecto, el Señor manda a los suyos guardarse de “la levadura de Herodes” (Mr. 8:15), es decir, de la política; pero, a la vez, somos respetuosos de las leyes terrenas de los gobiernos establecidos (Ro. 13:1). Por ello, en los procesos eleccionarios hay libertad para ejercer el voto, especialmente, si en el país votar es no sólo un derecho sino, también, un deber. Ahora, cuando las leyes humanas contradigan a Dios y a su Palabra, el principio es que no podemos obedecer al hombre antes que a Dios (Hechos 4:19).

7. EN LO QUE COMPETE AL MERCANTILISMO RELIGIOSO, es muy marcado el énfasis que ese mundo denominacional hace con respecto a lo económico, especialmente con eso de la obligatoriedad del diezmo, ignorando “voluntariamente” que el diezmo fue algo que Dios dispuso para la nación de Israel. Al respecto: “Estos son los mandamientos que ordenó Jehová a Moisés PARA LOS HIJOS DE ISRAEL, en el monte Sinaí” (Léase Lev. 27:30-34). Es vergonzoso notar como los líderes religiosos sacan un texto de su contexto para engañar, pues citan, por ejemplo: “Traed todos los diezmos al alfolí…”, pero no citan el texto anterior, pues allí se aclara a quiénes pide Dios los diezmos: “Porque VOSOTROS; LA NACIÓN TODA (La nación de Israel) me habéis robado” (Malaquías: 3:9,10). Al pasar al Nuevo Testamento, las menciones al diezmo están ligadas a un contexto judaico y, a la vez, especificado que es un asunto de LA LEY antiguo-testamentaria. Al respecto, dijo el Señor a los líderes de aquella nación: (puesto que la ley estaba en vigencia en ese momento para el pueblo judío). También leemos:“… diezmáis la menta y el eneldo y el comino, y dejáis lo más importante DE LA LEY: la justicia, la misericordia y la fe. Esto era necesario hacer, sin dejar de hacer aquello” “… los que de entre los hijos de Leví reciben el sacerdocio TIENEN MANDAMIENTO de tomar del pueblo los diezmos SEGÚN LA LEY..” (Mt. 23:23; He. 7:5). Contrariamente, la forma que Dios ha dejado para que los creyentes de La Iglesia (en esta dispensación de gracia, no de ley) expresen su gratitud está presentada bajo la forma de OFRENDA, lo cual es secreto, voluntario y para las necesidades de los santos, como puede leerse en primera a los corintios 16:1,2. Tocante a esto, recuérdese que el Señor y sus discípulos no andaban predicando, exigiendo y recogiendo dinero de la gente.

8. EN REFERENCIA A LOS NOMBRES DENOMINACIONALES, la Biblia es muy clara en señalar que “… a los discípulos se les llamó CRISTIANOS por primera vez en Antioquía” y que cuando Pablo compadeció ante el rey Agripa, este le dijo: “Por poco me persuades a ser CRISTIANO” y que Pedro escribe: “… si alguno padece como CRISTIANO, no se avergüence, sino glorifique a Dios por ello” (Hech. 11:26; 26:28; 1ª Pe. 4:15,16). Además, el Señor dijo: “Porque donde están dos o tres CONGREGADOS EN MI NOMBRE, allí estoy yo en medio de ellos” (Mt. 18:20). Entonces, el congregarse bajo nombres derivados de hombres o doctrinas, no garantiza la presencia del Amado en medio de los suyos. Nadie encontrará en la Biblia nombres tales como “Bautistas”, “Pentecostales”, “Adventistas”, “Luteranos”, “Episcopales”, “Calvinistas” y ningún otro nombre de los cientos que podrían mencionarse. También, en la Biblia, los cristianos son mencionados como “fieles”, “santos”, “creyentes”, es decir, calificativos que tienen que ver con su fidelidad, su separación de la corrupción de este mundo y sus convicciones.

9. EN CUANTO A LOS LÍDERES RELIGIOSOS, en la mayoría de los casos no representan el ideal de Dios, pues la conducta y la autoridad que ejercen no está acorde con lo que el Santo Libro dice. Al respecto, los hombres de Dios no se forjan por la mano y la mente del hombre. Los apóstoles no salieron de algún seminario con un diplomita bajo su brazo (recuérdese que Saulo estudió en el seminario de Gamaliél y de allí lo que salió fue un soberbio fariseo, persecutor de la iglesia). No, los apóstoles, cual María la de Betania, aprendieron a los pies de Cristo, de manera que las gentes (Hech. 4:13). Los líderes religiosos se ciñen pomposos títulos (algunos hasta blasfemos, tales como “Reverendo” ) que sólo puede llevar Dios y su Bendito Hijo. También, es doctrina bíblica la PLURALIDAD de ancianos o pastores. El Nuevo Testamento no menciona UN pastor para cada iglesia, sino varios. Y, cuando el término se usa en singular se refiere a Dios el Padre en el A. Testamento y al Señor Jesucristo en el Nuevo Testamento (Sal. 80:1; Isaías 40:11; Jn. 10:11; He. 13:20; 1. Pe. 2:25). Es por ello que Pablo “se maravillaban; y les reconocían que habían andado con Jesús”“… hizo llamar A LOS ANCIANOS DE LA IGLESIA” y, de estos mismos ancianos dice: “… el Espíritu Santo os ha puesto por OBISPOS (plural), para apacentar LA IGLESIA (singular) del Señor” (Hech. 20:17,28).

10. EL DIA DEL SEÑOR (Domingo) es una provisión de Dios para los creyentes de La Iglesia en esta dispensación de gracia, aún cuando algunos insisten en guardar el SÁBADO, sin entender que ese día (al igual que muchas otras leyes: circuncisión, sacrificios de animales, guardar 7 fiestas anuales, etc) fue dado para el pueblo judío: “Guardarán, pues, el día de reposo LOS HIJOS DE ISRAEL…” (Léase el pasaje completo en Ex. 31:16,17). Y, otra vez: “… Jehová tu Dios te ha mandado QUE GUARDES EL DIA DE REPOSO” (Dt. 5:15). En el Nuevo Testamento no encontramos mandato alguno a los creyentes de La Iglesia, en el sentido de guardar el día sábado; antes bien, se nota que los discípulos, desde el principio, comienzan a reunirse el día primero de la semana (domingo) como día especial de devoción a su Señor y Salvador. No fue el emperador Domiciano, en el tercer siglo, quien le dijo a los cristianos que se reunieran ese día, pues ellos mismos el día de la resurrección (domingo) se reunieron, según Juan 20:19. Ocho días después (domingo) están nuevamente reunidos (Juan 19:26). Más adelante los encontramos congregados el día de pentecostés (domingo, otra vez, como se ve al leer Levítico 23:15,16) y, en Troas, Lucas narra que “ EL PRIMER DIA DE LA SEMANA” estaban “… reunidos los discípulos para partir el pan” (Hch. 20:7).

11. EN LO QUE CONCIERNE A LA CENA DEL SEÑOR, el Señor mismo la instituyó con PAN Y VINO, figuras de su cuerpo entregado a la muerte y su sangre derramada cual precio de redención, símbolos sencillos para que hiciésemos memoria de Él, hasta que venga (1. Co. 11:23-34). PAN y VINO usó el Señor, pero la cristiandad ha pervertido esos símbolos al cambiarlos por galletitas, pepsi-cola y muchas copitas, alegando, algunos, que es anti-higiénico que varios beban de una misma copa. Este argumento es una afrenta contra el Señor Jesucristo, que de esta manera hizo los arreglos para tal celebración. También, los grupos llamados cristianos celebran La Cena de cuando en cuando (no CADA DOMINGO), bajo el argumento de evitar la monotonía. Al respecto, pregúntese si, acaso, a un enamorado se le hace monótono visitar a su amada CADA DÍA. Eso depende del amor o desafecto, ¿verdad? Ahora, hay un hecho bíblico que es factor determinante en cuanto a la periodicidad de la celebración de La Cena del Señor, y es el siguiente: En la primera a los corintios Pablo instituye la ofrenda para los santos o, colecta dominical (totalmente diferente al diezmo) y enseña que la misma se ha de hacer “CADA primer día de la semana” (1. Co. 16:1,2). Vale la pena preguntarse, ¿por qué “CADA primer día de la semana”? Sencillamente, porque cada primer día de la semana los discípulos se reunían de una forma especial para el “partimiento del pan”, que es otra forma de referirse a La Cena del Señor según se ha citado ya en Hechos 20:7. Millones de creyentes en el mundo entero tenemos un gozo especial en así hacerlo, hasta que Él venga.

12. CON RESPECTO A LA ENSEÑANZA PÚBLICA EN LA ESFERA CONGREGACIONAL, la Biblia enseña que ese ministerio es dado al varón, no a la mujer ( 1. Co. 14:33-36; 1. Tim. 2:11-15), pero el mundo religioso desafía a Dios y a su Palabra ordenando, incluso, pastoras. Deberían fijarse que el Señor, cuando envió a los 70 a predicar NO ENVIÓ PREDICADORAS. Igualmente, cuando llamó a doce discípulos al apostolado no incluyó mujeres. Sencillamente, no es que la mujer sea inferior al hombre, o sea de menor estima a los ojos de Dios, sino que el ministerio de la mujer es otro, tal como puede apreciarse en la primera carta a Timoteo 2:15 y en Tito 2:3-5.

13. EN LO QUE ATAÑE AL BAUTISMO, la Palabra enseña que tal mandamiento es para aquellos que, como seres adultos y conscientes, toman la decisión de ser salvos por aceptar a Cristo cual su Salvador. Esto se ve en el caso de aquel etíope convertido por la predicación de Felipe, a quien el recién converso le dijo: “Aquí hay agua; ¿ qué impide que yo sea bautizado? El hombre contestó: CREO que Jesucristo es el hijo de Dios” (Hech 8:36,37). De hecho, el lector no encontrará en el Nuevo Testamento ningún ejemplo de bautismo de niños. Igualmente, en Samaria, cuando algunos creyeron en Cristo “… se bautizaban hombres y mujeres” (Hech 8:12), no niños. También es evidente que el método bíblico de bautismo es por inmersión, no por rociamiento, pues el bautismo es una expresión de muerte, sepultura y resurrección, tal como puede leerse en Ro. 6:3-5 y en Col. 2:12. En cuanto al caso del etíope (Hech. 8), es evidente que fue sumergido y no rociado, pues leemos que DESCENDIERON al agua y SUBIERON del agua. Es claro que, si se tratara de un rociamiento, cualquier lugar, con sólo tener un vasito de agua, sería suficiente.

14. EN LO QUE CORRESPONDE A LA ALABANZA, hay enorme diferencia entre lo que Dios pidió a Israel bajo el Antiguo Pacto, y lo que Él espera de los creyentes en esta dispensación de gracia. En el antiguo culto en cantar se acompañaba con instrumentos (léase en Sal.150, por ejemplo) y, además, era una alabanza coral encargada específicamente a los levitas; en contraste, la alabanza novo—testamentaria es vocal y congregacional y los únicos acompañamientos son el espíritu, el entendimiento y la gracia: “cantaré CON el espíritu, pero también CON el entendimiento… cantando CON gracia en vuestros corazones al Señor” (1. Co. 14:15 y Col. 3:16).

Lector, en este momento de tu lectura, ¿sabes ya sobre qué edificas? Más aun, ¿sabes ya cual es el fin que espera a una persona que tiene en poco el valor inmenso de la Bendita Palabra de Dios? Recuérdese que el que edifica sobre la arena (quien cree y vive según su propios criterios o según filosofías religiosas de este mundo y deja a un lado el consejo de la Palabra de Dios) tendrá el dolor de ver caer su casa bajo la forma más terrible de destrucción, pues se dice que “… fue GRANDE LA RUINA de aquella casa” (Luc. 6:49). Apreciado lector, ¿no le parece que el asunto es de suma importancia?


Ahora, hasta el momento de escribir este folleto, tenemos en Venezuela más de 160 congregaciones que creen y practican estas verdades doctrinales, congregaciones serias, ordenadas, sin fines de lucro y sanas en doctrina bíblica. También en muchos otros países congregaciones bíblicas de esta clase están honrando el nombre del Señor al obedecer su Palabra. Si el presente escrito ha despertado un genuino interés espiritual en el lector y está interesado en conocer algo más de lo que Dios dice en su Palabra, puede llamar o escribirnos:

en Venezuela: 58-416-3744009 / 58-414-1902490 / 58- 426-5662991 / 58-414-7075089; 

en Colombia;  312-7949619 / 315-6943966; 

en Perú:  991361910 / 373003. 

correos electronicos: ghecaleb@gmail.com, bracar48@hotmail.com ysequerac@entregandoelpan.com

Escrito por Gelson Villegas

Lasasambleas que se congregan sencillamente en el nombre del Señor en Venezuela no tienen un sitio o página web “oficial”.  El contenido sobre las asambleas que se puedan encontrar en diversas páginas web, como ésta (Entregando el Pan), así como en redes sociales (como facebook), queda exclusivamente bajo la responsabilidad de sus autores, creadores o editores.

 

CSS3 Menu Li Css3Menu.com